El diente de mamá

Comienzo:
El hombre saca las manos del volante de la combi y se las seca en el pantalón.
Empujando los labios hacia delante hasta ponerlos como el culo de una gallina, empieza
a silbar una de cuartetos pero, como si lo pensara mejor, desfrunce los labios. En el
camino de la disolución del gesto, la cara se le transforma en una mueca que casi nadie
ve. La mujer es gorda, usa calzas negras y una remera demasiado corta. Al subir, se le
cae el pañuelo; un viejo enclenque se lo alcanza mientras le cuenta que él también va al
crematorio. Pero yo no, dice ella mientras le hace señas al marido para que se apure: el
hombrecito no termina de subir, aplastado por un paquete envuelto en papel madera y
una bolsa de la que asoma el termo para el mate. Azul, Lumilagro. Finalmente se
acomodan. Seguimos viaje.

Categoría:

Descripción

Autora: María Ledesma
Género: Novela