Los árboles muren de pie

ACTO PRIMERO
A primera vista estamos en una gran oficina moderna, del más aséptico capitalismo
funcional. Archivos metálicos, ficheros giratorios, teléfonos, audífono y toda la
comodidad mecánica. A la derecha -del actor-, la puerta de secretaría; a la izquierda,
primer término, la puerta de la dirección. Segundo término, salida privada. La mitad
derecha del foro está ocupada por una librería. La izquierda, en medio arco, cerrada por
una espesa cortina, que al correrse descubre un vestuario amontonado de trajes exóticos
y una mesita con espejo alumbrado en los bordes, como en un camarín de teatro.
En contraste con el aspecto burocrático hay acá y allá un rastro sospechoso de fantasía:
redes de pescadores, carátulas, un maniquí descabezado con manto, un globo terráqueo,
armas inútiles, mapas coloristas de países que no han existido nunca; toda esa
abigarrada promiscuidad de las almonedas y las tiendas de anticuario.

Categoría:

Descripción

Género: Teatro
Autor: Alejandro Casona