Nadie se muere en la víspera

 

Diego Mauro instala estas vísperas en un territorio de suburbio en el que su narrativa respira con potencia y envuelve un puñado de personajes inolvidables a los que la vida ha abandonado a su aire. En la intemperie, sin embargo, ellos  viven la inmensidad del instante glorioso y mezquino al mismo tiempo. El hoy parece ser lo único importante porque, para ellos, si el futuro existe, se manifiesta en cada movimiento del presente. Seres frágiles, son también resistentes y exploran el humor, el sarcasmo, la ironía y, aun en la sordidez, el disfrute. Entre el asombro y la ingenuidad, alguien, Palomo, los observa al filo de la desconfianza y el desencanto. Su mirada y su voz construyen la intensidad de esta historia que sugiere que la muerte es un equívoco, un error, o una burla. Mauro se presenta con esta novela en el fecundo universo de la narrativa argentina, y es un excelente modo de empezar a transitar el camino.

Ángela Pradelli

 

 

Categoría: